martes, 15 de abril de 2014

INCONEXOS

Eran dos sujetos

uno soñaba despierto

el otro ya no soñaba.


Uno vivía para el otro

el otro solo para si mismo.


Uno vivía en el paraíso

el otro lo había perdido.


Uno veía futuros

y el otro pasados.


jueves, 20 de marzo de 2014

Aires de princeso

Y ahora el sapo abre grande su boca y suelta verdades envueltas en insectos, no huele bien, huele a podrido. Revuelve escombros, cenizas y basura de debajo de la alfombra. Es un sapo habilidoso a la hora de camuflarse, un camuflaje que hasta a él lo confunde.

Hay sapos que se creen príncipes porque alguna vez besaron a una princesa…

viernes, 17 de mayo de 2013

Arresto domiciliario

A partir de aquel entonces, doblegando las esquinas, serruchando almas festivas, silbando en la avenida un viento helado, espolvoreado de voces alarmantes que en su nombre egoísta, despliegan zapatos armados en filas como perros que en la lucha eterna se esconden bajo medallas de cartón de pieles arrugadas, llenas de retazos de otras vidas, alambradas de campos de estrellas apagadas, adormecidas, por un viento que vino de no sé dónde. Pero del sur, se dice.
Naty's

jueves, 18 de abril de 2013

Sin final y sin feliz


Había una vez una mujer que además de senos y vagina nació con otras cosas.
Tenia una boca que vomitaba verdades y unos oídos que no toleraban mentiras. Mejillas ansiosas de labios y cabellos hambrientos de caricias. Un cuello que saboreaba lenguas y unas piernas incansables para la aventura. Manos escurridizas y curiosas. Una espalda despejada de nubes, unos huesos ligeros y voladores. Un olfato agudizado que detectaba amores, caderas danzantes y hombros que trasladaban lunas. Pero lo que mas resaltaba era su manera muy distinta de ver y sentir el universo. Todo ese cúmulo de insensateces para las cuales su mundo no estaba preparado aún la hizo acreedora de múltiples padecimientos. Adelantarse a los tiempos suele ser algo traumático aunque ambiguamente grandioso también.

domingo, 18 de noviembre de 2012

No pelar cebollas sin protección



Un soufflé de inconveniencias se reduce en la cocina, picando las cebollas aparece inmortal el recuerdo, más que nada por el llanto que provoca la apatía, esa que va y viene y que a veces amarra con fuerzas en la orilla más oscura de la mente.
/
Encandilante la hoja en blanco y en blando resalta sus pupilas impávidas ante tanta ausencia. Sacrificios mundanos para seguir viviendo, después de todo la vida pasa y los dolores quedan, en ese rito que los débiles sueñan y los fuertes creen vivir.